Bienvenido a nuestro Blog

Todo lo que necesita saber sobre la gestión de rebotes de sus envíos

Posted by Alejandro Durán on 12/18/18 8:09 AM

blogdec18-3


Los envíos rechazados son como los “platos sucios” de su email marketing: puede ignorarlos por un momento, pero tarde o temprano empezarán a acumularse.

Y, entonces, tiene un problema.

Si bien la administración de sus envíos no es la parte más emocionante de su estrategia de marketing online, mantener una lista limpia es esencial para campañas exitosas y para una buena tasa de respuesta.

La siguiente información puede ayudarle a gestionar sus rebotes:


¿Qué es un rebote en email marketing?

Significa que su mensaje no fue entregado a alguien en su lista de contactos.

Es importante señalar que no todos los rebotes no son lo mismo ni obedecen a la misma causa y, por lo tanto, querrá manejarlos de manera diferente.

Rebotes suaves contra rebotes duros

Los rebotes suaves suelen ser problemas temporales, que incluyen:

  • Fallo del servidor / no se puede entregar
  • Buzones llenos
  • Respuestas automáticas por vacaciones / fuera de la oficina


Los rebotes duros
, por el contrario, tienen su origen en un problema permanente, entre los que se incluye:

  • Direcciones de correo electrónico inexistentes
  • Direcciones desactualizadas


Si bien los rebotes suaves son algo que usted desea vigilar para identificar problemas en curso, existe la posibilidad de que se resuelva por sí solo. Sin embargo, con rebotes duros, querrá eliminar o corregir la dirección de correo de inmediato.

¿Qué hacer con las direcciones de correo que ocasionan rebotes?

En primer lugar, determine la causa y si se trata de un problema temporal o permanente.

Si es permanente, como "No existe", verifique dos veces para asegurarse de que la dirección que agregó está escrita correctamente.

Hay una alta probabilidad de que la dirección simplemente haya quedado desactualizada. Esto sucede a menudo cuando uno de sus contactos cambia de trabajo o cambia de proveedor de correos (Yahoo, Outlook, Gmail). Si tiene otra forma de comunicarse con él, hágalo para mantener su información actualizada.


¿No está seguro de si el problema es permanente o temporal?

Observe la frecuencia de rebotes de su contacto. Si es sólo uno, muy probablemente sea un tema ocasional; pero si es una situación sostenida, es una dirección que deberá eliminar. Esto afectará positivamente su tasa de apertura y reducirá su número de rebotes.


¿Cómo evitar futuros rebotes?

Unos cuantos rebotes de vez en cuando no constituye nada inusual, pero si la tasa es alta y permanente, puede probar estas cuatro buenas prácticas:

  1. Enviar un "formulario de actualización de perfil"

    Si algunos de sus contactos han estado en su lista por un tiempo, anímelos a actualizar su información con un formulario de actualización de perfil. Pedir a los contactos que actualicen sus datos (e incluso sus intereses) garantiza que usted tenga la información correcta y da a ellos la opción de decirle expresamente qué tipo de comunicación les interesa recibir.

  2. Limpie su lista antes de intentar envíos

    Muchos rebotes ocurren simplemente porque su lista de contactos es antigua. Si han pasado 6 meses desde la última vez que les envió un mensaje, es muy probable que algunas de las direcciones ya estén obsoletas, se hayan cerrado o estén inactivas, por lo que verá muchos rebotes del tipo “buzón inexistente”.

    Otra solución fácil es corregir los errores obvios de sintaxis. También querrá eliminar direcciones genéricas como noreply@something.com e info@domain.com por ejemplo.

  3. Aplique pruebas de spam a sus campañas antes de enviarlas

    Si su mensaje va a dar a la carpeta de spam o de correo no deseado en lugar de llegar a la bandeja de entrada de su contacto, le sugerimos revisar el contenido de su mensaje. El abuso  de signos de puntuación y símbolos, así como el lenguaje excesivamente promocional como "gratis" o "compre ahora" puede llevar a que su envío sea considerado sospechoso de spam y, por tanto, filtrado.

  4. Revise sus rebotes regularmente

    Una baja tasa de rebote se logra con un control periódico sobre ellos. No espere a que sus rebotes se acumulen hasta que se conviertan en un obstáculo insuperable.

    Controle sus rebotes de cerca. Si algunas direcciones de correo generan rebotes en forma permanente, es momento de dar uno de los siguientes pasos:
  • Eliminar el contacto de su lista, pero permitir que el contacto se agregue de nuevo Crear una lista de no enviar asegurándose de que el contacto no se pueda volver a agregar.
  • Crear una lista de no enviar asegurándose de que el contacto no se pueda volver a agregar.

5. Considere programar el horario de sus envíos

Cuanto más coherente sea su programación de envíos, menos probable será que sus suscriptores olviden que aceptaron recibir mensajes de su empresa.

Esto no significa que deba enviar mensajes todos los días, pero, dependiendo de los patrones de compromiso con sus comunicaciones y respetando los deseos expresos de sus contactos, podría alcanzar una agenda de campaña regular, por lo que sus mensajes serán esperados y bien recibidos tanto por los propios suscriptores como por los servidores de correo en que tienen su cuenta de email.

Eliminar el contacto de su lista, pero permitir que el contacto se agregue de nuevo

 Nuevo llamado a la acción

Tags: entregabilidad

Post más populares

Gestionar
Webinar

Suscríbase al blog

Suscribirse

Suscríbase a nuestro blog

Suscríbase