Bienvenido a nuestro Blog

La bandeja de entrada es un privilegio, no un derecho

Posted by Alejandro Durán on 11/20/18 3:12 PM
b3-4

Hay algunas dinámicas dignas de tener en cuenta cuando se trabaja en la capacidad de entrega de mensajes a la casilla de los destinatarios. La primera es que los proveedores de cuentas de correo (Yahoo, Gmail) se preocupan principalmente por brindar a sus usuarios finales una buena experiencia.

Esto significa que la bandeja de entrada de los usuarios sólo recibe mensajes relevantes y que los envíos no deseados son relegados a la carpeta masiva o bloqueados. Últimamente, los proveedores de cuentas de email han estado buscando aumentar la relevancia a nivel individual, por lo que su bandeja de entrada y la carpeta de envíos no deseado pueden parecer diferentes a las mías, incluso si usamos el mismo proveedor de buzones y nos suscribimos a los mismos boletines.

Además, tenga en cuenta que la mayor parte de la mensajería electrónica es spam, por lo que los proveedores de correo no dan a nadie el beneficio de la duda cuando se trata de alcanzar la bandeja de entrada.

Las carpetas en las que caen los mensajes en el buzón de un usuario se pueden ver como niveles de confianza: la bandeja de entrada aloja los mensajes que el proveedor de la cuenta de correos está seguro de que no es spam, la carpeta de spam, por su parte, contiene correo que podría ser spam pero que tal vez el usuario aún pudiera querer rescatar. Esta es la razón por la que se le da una segunda oportunidad.

Por otro lado, el correo que está bloqueado o perdido puede no ser útil o interesante para el usuario. En esto el proveedor de buzones tiene una gran confianza y los usuarios no tienen la oportunidad de recuperar este correo.

Entonces, ¿cómo saben los proveedores de correos qué enviar a qué carpeta? La respuesta está cambiando constantemente a medida que los proveedores de correos optimizan sus algoritmos, pero la verdad es que se basa principalmente en los comentarios de los usuarios.

Los usuarios proporcionan comentarios tanto de forma pasiva como activa. Pasivamente, cuando abren y leen algunos mensajes e ignoran lo que no les interesa. La forma activa es más evidente: en forma de quejas. Una queja se registra cuando un usuario mueve un mensaje a la carpeta de envíos no deseados haciendo clic en el botón "No deseado" en la interfaz de usuario del proveedor de la cuenta. Pero esto también incluye el mensaje que se elimina sin ser leído y los comentarios que se proporciona cuando los ISP consultan a sus usuarios sobre mensajes específicos.

Los datos derivados de las acciones del usuario se aplican luego durante la decisión de filtrado del proveedor de la cuenta, y pasa a formar parte de la reputación del remitente. Revisarán el flujo de envíos específicos en el pasado y cómo han reaccionado los usuarios a esos envíos, si se han quejado, los han ignorado, eliminado o leído.

Su reputación de remitente puede verse afectada por su dirección IP, su dominio e incluso su contenido. Las imágenes y los enlaces de la página de destino que incluya en sus plantillas se pueden etiquetar como sospechosos de spam o legítimos.

Con tantos puntos de control que conforman la decisión de filtrado, es difícil burlar los sistemas de detección de los ISP. Los trucos que podrían haber funcionado incluso hace un par de meses probablemente ya no funcionan hoy. La forma más sostenible de mantener una buena capacidad de entrega es alinearse con los proveedores de correos y hacer todo lo posible para brindar una buena experiencia al usuario. Pero ¿qué significa esto?

Significa ejecutar un programa de email marketing al que usted mismo estaría dispuesto a suscribirse. Uno que aporta valor a lo largo del ciclo de vida del usuario. Al registrarse, este programa se presenta y explica de qué se trata. Cuando llega por primera vez a la bandeja de entrada, expone brevemente sus propósitos y luego sigue con algunos mensajes informativos sobre la marca y los beneficios de ser parte del programa.

A continuación, el programa se acopla a las necesidades del usuario. Si el usuario está muy involucrado y abre todos los envíos, el programa le debe ser enviado regularmente. Si el usuario no abre el mensaje, el programa debería ser retirado y enviado con menor frecuencia, tal vez reemplazado por resúmenes semanales o mensuales, en lugar de un mensaje diario. Siempre debe haber algo de contenido promocional y piezas de boletines para mantener el interés.

Recuerde que debe ser consciente de sus usuarios y evite diseñar su programa de email marketing pensando únicamente en las necesidades de su negocio. Su espacio en la bandeja de entrada no es garantía de nada; es, más bien, un privilegio.

Como marketero, es su deber establecer una propuesta de valor para su programa de email marketing y presentarla al destinatario de sus comunicaciones. Es un equilibrio delicado, pero sus usuarios apreciarán el contenido de alta calidad que les está enviando y usted se verá recompensado con el acceso constante a la bandeja de entrada de sus clientes, sin que tenga que entrar en pánico cada vez que un proveedor de cuentas de correo electrónico actualiza sus estándares de filtrado.

Nuevo llamado a la acción

Tags: Actuar

Post más populares

Gestionar

Suscríbase al blog

Suscribirse

Suscríbase a nuestro blog

Suscribase