Bienvenido a nuestro Blog

5 pecados del email marketing

Posted by Alejandro Durán on 3/16/15 5:29 PM

Es de esperar que se cometa algunos errores en email marketing, pero algunos de ellos deben ser evitados a toda costa.

Les llamamos ‘pecados’, entendiéndolos como una transgresión libre y deliberada de las reglas del email marketing

470751335

El pecado en general, consiste en la transgresión libre y deliberada de una norma, en este caso, la del email marketing.

Por ello, algunos errores en esta materia, debido a su importancia y consecuencias, deben ser considerados como pecados y evitados a como dé lugar.

¡Lea cuidadosamente y asegúrese de evitar estos gravísimos errores en email marketing!

1. Errores de personalización

Cuidado con que su personalización básica esté mal configurada y se envíe mensajes que muestren “Estimada (Nombre)” o descuidos similares.

Por lo general, un error tan básico como éste puede bastar para que pierda toda la credibilidad, confianza y compromiso de sus suscriptores, que tanto tiempo y esfuerzo le tomó construir.

Por eso siempre realice pruebas antes de enviar su mensaje. Pruebe con un grupo reducido de colegas o agencia, pero siempre interno, para detectar este tipo de errores y proceder a corregirlos.

2. Caer en el concepto del Yo - Yo

Hablar sólo de su empresa, productos y de lo bueno que es en el mercado no contribuye al compromiso de su audiencia y, mucho menos, aporta valor a sus mensajes.

Existe un sinnúmero de empresas que comete este pecado… cuidado.

Para evitarlo pruebe, por ejemplo, a contar una historia, así sus campañas podrían ser muy poderosas (y entretenidas); una historia que entregue valor, que explique claramente qué hay para sus suscriptores de email, porqué deben leerlo hoy (y no mañana) y por qué deben ejecutar una acción específica.

Esta historia debe estar enfocada en los beneficios derivados de lo que su empresa ofrece, más que a lo que su empresa ofrece específicamente.

Ejemplos: si vende televisores, informe sobre los contenidos de programación y aporte ideas para disfrutarlos mejor; si vende palos de golf, refiérase a los diferentes tipos de canchas, niveles de dificultad y similares.

3. Vender, vender y vender

La gran mayoría de los mensajes que vemos pasar caen en la categoría del email promocional pues su único fin es vender. Si bien ése es un objetivo válido, su forma y fondo carecen de diferenciación.

Sus mensajes pueden y deben tener diferentes temas y objetivos. Ayude a los destinatarios de sus envíos a resolver un problema; edúquelos.

Venda educando. Ofrezca a su audiencia diversos beneficios por comprar su producto, sin decirle expresamente “compre el producto”.

4. La imagen es todo

Un mensaje en el que predomina la imagen por sobre los textos, en la creencia de que al impactar visualmente capturará más atención, puede resultar justamente en el efecto contrario: que se no vea nada.

Por diversos motivos, las personas suelen tener sus lectores de email (Yahoo, Gmail o Outlook) configurados con filtro de imágenes.

Esto hace que las imágenes no se vean y, si no hay texto que lo acompañe, el mensaje pasa a ser una hoja en blanco que, por lo general, se borra.

Los textos deben cumplir un rol protagónico; deben primar sobre la imagen, en una relación 60/40. Además, la imagen debe complementar y apoyar al texto, no a la inversa.

5. Enviar siempre el mismo día y a la misma hora

Programar todos sus envíos para un mismo día y a una misma hora o seguir al pie de la letra los consejos ‘expertos’ que señalan “no envíe lunes AM o viernes PM”, es no tener presente cuán variada puede ser su audiencia.

Determinar el mejor momento para enviar sus mensajes debe ser una decisión basada en su propia experiencia.

Pruebe diferentes horarios y sea original; rompa esquemas y evalúe sus resultados.

¿Por qué no enviar un viernes PM o un fin de semana? ¿Cómo se comportará su audiencia? Nada pierde con probar con un segmento de su base y revisar las métricas que genera.

¿Agregaría otro pecado a la lista?

10 Errores en Email Marketing (y cómo evitarlos)

Tags: Masivos