logo-academia

Recursos

Blogs, eBooks, Webinars, y más para ayudarte
a transformar tu negocio en la era digital.

5 aspectos de tu email marketing a los que aplicar Pruebas A/B

Posted by Alejandro Durán on 9/25/20 10:00 AM


pruebab.jpg

Este artículo tiene como misión enseñarte 5 elementos de t  us piezas comunicacionales que es posible, y muy útil, evaluar mediante pruebas A/B.

¿Aún sin realizar pruebas A/B?

Aplicar pruebas A/B es vital para aumentar tu tasa de clics y disminuir tu tasa de deserción en suscripciones. Es el más fácil y confiable de los métodos para evaluar el diseño y contenido de tus mensajes, así como las tácticas de envío, para detectar qué genera mejores resultados.

En términos sencillos, se trata de someter a prueba dos versiones distintas de una misma comunicación, enviar cada una a una pequeña porción de tu lista de contactos (idealmente, 10% y 10%) y esperar a ver cuál fue mejor recibida, para ser finalmente enviada al resto de los contactos de la lista (80%).

Es lo que hace, en forma automática, la funcionalidad Pruebas A/B de MasterBase®.

Objetivo: determinar qué elementos de un mensaje se debe cambiar para obtener mejores resultados.

pruebab2.jpg

1.    Remitente (nombre y dirección)

Prueba a usar dos remitentes distintos: quién y desde dónde envía los mensajes. Recomendamos que en materia de remitentes seas consistente en todos tus envíos. De modo que toma nota de cómo el nombre y la dirección de correo electrónico de quien figura como enviador afectan tus métricas de apertura, para que en adelante utilices el que mejores resultados te dé.

2.    Asunto

El asunto del mensaje es de gran importancia y puede determinar su apertura o que sea desechado. Con una prueba A / B en que cambies el asunto comprobarás esto. Intenta con:

·     Personalizar el asunto en una de las dos versiones

·     Usar dos distintas longitudes del texto en una y otra

·     Incluir en una de ellas un llamado a la acción y en la otra no

·     Utilizar distintas palabras y distinto estilo de lenguaje en cada una

3. Diseño

Siempre es recomendable disponer de una plantilla para tus mensajes regulares. Puedes mantenerla como versión A y crear otra ligeramente diferente que utilizarás como versión B.

El aspecto de tu mensaje puede hacer la diferencia, así que prueba a modificar en la versión B ciertos elementos del diseño de la versión original, para ver si esto afecta tu tasa de clics o de cancelación de suscripciones. Algunos elementos de diseño que puedes alternar son:

·     Negrita v/s fuente regular

·     Uso de mayúsculas

·     Tamaño y color de fuente

·     Colores de fondo

·     Imágenes

·     HTML v/s mensajes de texto sin formato

 4. Contenido

El contenido de tus envíos es una gran instancia para probar una variedad de cosas. Y nada mejor que las pruebas A/B para saber cómo es recibido por tu audiencia tal o cual contenido.

·     Titular: Es lo primero que alguien ve cuando abre un mensaje. Si bien debe ser consistente con el asunto, no dejes de probar con él. Una posibilidad sería convertirlo en un enlace.

·     Diagramación: Experimenta cambiando la ubicación del contenido. Pero, atención: siempre debes poner lo más importante al comienzo del mensaje.

·     Llamada a la acción: Prueba con diversos llamados a la acción en tus dos versiones del mensaje, para determinar cómo inciden en la conversión o la tasa de clics. El llamado a la acción debe estar estrechamente alineado al asunto.

·     Tipo de contenido: Cada mensaje que envíes debe tener un objetivo para que puedas medir qué funcionó y qué no. Da al contenido diferentes enfoques y evalúa.

·     Enlaces a redes sociales: Ubica los íconos de redes sociales en la parte superior del mensaje en una versión, y en la otra, sitúalos al pie. Luego, pon atención a cuál de las dos motivó más clics.

·     Cantidad de enlaces: Si tus envíos obtienen un buen porcentaje de clics, intenta aumentar la cantidad de enlaces en una de las dos versiones. Siempre incluye un enlace en el primer o segundo párrafo del cuerpo del mensaje.

·     Extensión del mensaje: Prueba diferentes longitudes del texto para determinar cuánto contenido o información recibe mejor tu audiencia. Si observas que los destinatarios hacen clic sólo en el primer enlace, es señal de que debes abreviar tus comunicaciones.

5. Momento y frecuencia de envío

Es el aspecto más sencillo de probar. No es necesario cambiar nada en el mensaje mismo, sino sólo en los días y horarios de envío.

Siempre puedes ayudarte encuestando a los destinatarios en torno a cuándo y a qué hora prefieren recibir comunicaciones de tu empresa. Pero en materia de pruebas A/B los dos principales factores que puedes evaluar con el envío del mismo contenido y con el mismo diseño, asunto y remitente, son el día de la semana y el horario en que los envías.

Otro elemento posible de probar con esta funcionalidad es la cantidad de envíos que están dispuestos a recibir tus contactos dentro de un plazo de una semana o de un mes. Es decir, la frecuencia. Según diversos estudios, aumentar o disminuir la frecuencia con que se comunica, incide significativamente en las tasas de clics y de cancelación de suscripciones.


New Call-to-Action

Tags: Actuar

Suscríbase a nuestro blog

Suscríbase